Todo lo que proyectas, te representa. Incluso tu olor.

Cuantas veces ha pasado alguien por tu lado, o has entrado en algún lugar y de repente “Zas!”, cierras los ojos para concentrarte y te viene ese olor, ese aroma que te lleva a ese recuerdo y que por unos instantes te devuelve a ese momento, esa persona, a esa experiencia. Como un pequeño soplido de viento que pasa por delante de tu cara e invade todo tu cuerpo de esa sensación. ¿Sabes de que hablamos verdad? Se llama memoria, memoria olfativa capaz de evocar  todo eso ella sola.

Y es que el olfato es el más poderoso de todos nuestros sentidos, incluso con más potencia que el visual y el gusto y con un alto poder emocional.

Hace algún tiempo ya que las grandes marcas y empresas dejaron de vender productos para pasar a vender experiencias, a relacionar imputs positivos con su identidad de marca, generando estilo de vida, creencias y valores, entre otros, para que el consumidor final acabe escogiéndote a ti y no al de al lado.

Ahora, desde Cuarto Sentido vamos un paso más allá. Le sumamos a esa identidad tu perfume o aroma. Algo creado para ti en exclusiva. Un aroma que proyecta esos valores por los que trabajas diariamente y que te ayudará a potenciarlos. Porque no es lo mismo una boutique de trajes de caballero que un centro de estética. Y porque no es lo mismo el hall principal de un hotel que la zona de spa o una tienda infantil. Cada marca y sus diferentes espacios tienen sus particularidades y por lo tanto deben tener su propio aroma.

El marketing olfativo te ayudará a hacer crecer tu negocio, a potenciar tus productos y a mejorar la experiencia de los usuarios, haciéndola más agradable y placentera. Incluso querrán llevarte contigo a casa. Si, si, habrás conseguido entrar en sus hogares y ahí es donde habremos pasado de tener clientes corrientes a tener fans o seguidores, personas leales y fieles a tu marca. Y ese tipo de cliente es muy difícil de perder. Vamos por buen camino.

Imagina que tienes una empresa, un hotel, una cadena de tiendas de ropa, un gimnasio… y un día escuchas a alguien que dice: “ Este olor me recuerda a…., me encanta”. Te olerán y te recordarán.

En Cuarto Sentido sabemos como hacerlo. Si quieres, te explicamos.